PAISAJISMO

Velasco-Valle_de_MexicoJosé María Velasco – Valle de México.

El arte del paisaje es un término que abarca la pintura de paisajes naturales, como montañas, valles, árboles, ríos y bosques, y en especial de arte donde el tema principal es una vista amplia, con sus elementos dispuestos en una composición coherente. El cielo casi siempre se incluye en el punto de vista, y el clima es a menudo un elemento de la composición. Paisajes detallados con carácter de asignatura no se encuentran en todas las tradiciones artísticas, y se desarrollan cuando existe ya una sofisticada tradición de representar a otros temas.

Raíces en la Antigüedad.

Los artistas han estado pintando el paisaje desde la antigüedad. Los griegos y los romanos crearon pinturas murales de paisajes y Gardenscapes. Después de la caída del Imperio Romano, la tradición de representar paisajes puros se negó, y el paisaje era visto sólo como un escenario para las escenas religiosas y figuras. Esta tradición continuó hasta el siglo XVI, cuando los artistas comenzaron a ver el paisaje como tema por derecho propio. El cambio artístico parece haber correspondido a un interés creciente en el mundo natural provocado por el Renacimiento.

La rebelión de los paisajes en los Países Bajos.

El término paisaje en realidad se deriva de la palabra holandesa Landschap, que originalmente significa región, zona de la tierra, pero adquirió la connotación artística, un cuadro que representa un paisaje en la tierra a principios de los años 1500. El desarrollo del término en los Países Bajos en ese tiempo era lógico, ya que Holanda es uno de los primeros lugares que el paisaje se había convertido en un tema popular para la pintura. En este momento, la naciente clase media protestante buscaba el arte secular de sus hogares, creando la necesidad de nuevos temas para satisfacer sus gustos, los paisajes ayudaron a llenar esta necesidad. Fuera de los Países Bajos, el género o tema, la pintura de paisajes aún no había ganado la aceptación de las academias de arte de gran alcance de Italiza y Francia. La pintura de historia, tenía un lugar jerárquico, incluyó temas clásico, religioso, mitología y alegóricos, por encima de todos los demás temas.

Nacimiento del paisaje clásico.

En el siglo XVII, nació el paisaje clásico. Estos paisajes se vieron influidos por la antigüedad clásica y el deseo de de ilustrar un paisaje ideal recordando Arcadia, un lugar legendario en la Grecia Antigua conocida por su belleza pastoral. El paisaje clásico fue perfeccionado por el francés Nicolas Poussin y Claudio de Lorena. Ambos artistas pasaron la mayor parte de su carrera en Roma, inspirándose en la campiña romana. Italia, en este momento.

Durante el siglo XVIII, Italia sigue siendo una popular fuente de inspiración para los artistas del paisaje, como la popularidad de la Grand Tour se incrementó y alcanzó su punto máximo en la segunda mitad del siglo. Francia e Inglaterra se convirtieron en los nuevos centros de arte del paisaje.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Aceptación en la Academia.

En el siglo XVIII, Pierre-Henri de Valenciennes cambió el rumbo de la pintura de paisaje en Francia. Como Poussin, que vio la pintura de paisaje como digno de la condición de la pintura de historia y trabajó para convencer a la Academia y sus contemporáneos. En 1800 publicó un libro pionero en la pintura de paisaje. El libro hizo hincapié en el ideal estético del paisaje histórico, que debe basarse en el estudio de la naturaleza real. El éxito del libro de la Academia empujó a crear un premio para el paisaje histórico en 1817.

El paisaje moderno.

En el siglo XIX la Revolución Industrial alteró la tradicional vida rural. A lo largo de Europa y Norte América el paisaje ganó una nueva supremacía. Este siglo vio también el nacimiento de la fotografía de paisaje, lo que influiría considerablemente en las elecciones de los pintores de paisajes. Artistas revolucionarios surgieron, como Gustave Courbet, que empujó los límites de la pintura de paisaje aún más por lo que es tanto una experiencia táctil y visual.

Pintores paisajistas de los siglos XIX y XX.

Gonzalo Salvá con unos paisajes repletos de color, luminosidad y factura rápida, siendo un buen ejemplo Paisaje Sierra Negrete. Dentro de esta misma tesitura se encuentra el paisajismo de Aureliano de Beruete en Santo Espíritu Segovia, en el que rehúye de lo pintoresco a partir de un profundo estudio de la luz; José María López Mezquita con una realista Vista del Albaicín; y el padre de la escuela del paisajismo español Carlos de Haes, quien en un gran conjunto de pequeñas marinas deja testimonio pictórico en su forma de abordar el paisaje.

Paisajismo Japones.

Para la cultura japonesa, la concepción de la vida se relaciona fuertemente con un juego de opuestos, que constantemente se está manifestando en nuestra existencia. es así como nacer y morir, el día y la noche o el blanco y el negro son dos caras de la misma moneda, que están en perpetua mutación y que, en lo profundo de su esencia, poseen una íntima relación.

Con fuerte base en el feng shui, el paisajismo japonés intentará lograr un equilibrio entre las energías naturales que pueden conformar un espacio externo determinado. Las principales características de estos jardines tienen que ver con la ausencia de barroquismos ornamentales o exaltaciones lujosas y un gran respeto por cada elemento natural.

Proliferan las piedras, los arbustos y la arena, en una simple y sabia combinación que siempre debe estar acompañada por la perpetua presencia y el constante movimiento del agua. Las piedras o rocas siguen motivos artísticos, pero alejados de formas visuales demasiado llamativas o exageradas. Otro tanto sucede con la ubicación y cantidad de flores y plantas, ya que no debe ser demasiado abundante el número de arreglos o motivos, sino que siempre el objetivo debe ser la sobriedad y la elegancia basada en la simpleza.

Por último, es importante destacar el valor central del agua en el jardín japonés. Es quizás el principal elemento, y el espejo de agua (estanque, fuente) debe ser el centro sobre el que gire el jardín. Un detalle importante es que el agua simule ser parte integrante de la vegetación, y no que aparezca como un elemento aislado o demasiado artificial. Una cascada puede ser una buena opción, por el permanente movimiento del agua y la magia del sonido que aporta al ambiente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PAISAJE ACROSTICO

Bibliografía:

http://www.ecured.cu/index.php/Pintura_paisajista

http://www.schillerinstitute.org/spanish/art/academy_of_san_carlos.html

https://arquivolta.wordpress.com/tag/claudio-de-lorena/

http://www.art-prints-on-demand.com/a/valenciennes-pierre-henri/the-ancient-town-of-agrig.html

http://floresypalabras.blogspot.mx/2012/04/gustave-courbet-falaise-detretat.html

http://www.cult.gva.es/mbav/data/es0405.htm

http://en.wahooart.com/@@/8BWN7W-Aureliano-De-Beruete-Y-Moret-Vista-de-Toledo

http://rogacero.wordpress.com/2011/01/12/carlos-de-haes-2/

http://veoverde.bligoo.com/content/view/617542/El-paisajismo-japones-la-armonia-de-dos-mundos.html#.VDGY9Pl5Nx4

http://fallen-lids.blogspot.mx/2008/09/arte-japons.html

http://www.lanubeartistica.es/dibujo_artistico_1/Unidad2/DA1_U2_T3_Contenidosv01/23_el_paisaje.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s